Los contribuyentes se movilizan para falsear su residencia y pagar menos a Hacienda

Alicante, 9-06-2021.

Los asesores fiscales denuncian que cada vez más contribuyentes quieren cambiar de residencia fiscal. Un 60% de ellos cree que en la mayoría de los casos la mudanza es ficticia

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), adscrito al Consejo General de Economistas, ha advertido del creciente interés por parte de contribuyentes para trasladar su residencia fiscal a otro país u otra comunidadaunque sea de forma ficticia: sin que en realidad se produzca una mudanza física de la persona.

El objetivo es pagar menos impuestos a Hacienda, aprovechando que hay otros países con tributos más bajos y otras autonomías en las que los impuestos cedidos (como el de Patrimonio o el de Sucesiones y Donaciones) están bonificados o que los tramos autonómicos de algunos tributos nacionales (como el IRPF) son más bajos, según se desprende de la última encuesta que ha realizado internamente este organismo.

Más del 75% de los asesores fiscales ha advertido que el cambio de residencia por motivos fiscales va en aumento, tanto hacia otros países como hacia otras comunidades de régimen común (excluidas País Vasco y la Comunidad Foral de Navarra).

Resulta curioso que más del 60% cree que los cambios de residencia en ambos casos son ficticios, sin que se cumplan los requisitos reales para que se considere que el contribuyente debe tributar en otro país o región. En los traslados entre autonomías, en un 55% de los casos no llegan a producirse.

Luis del Amo, secretario general de REAF, explica a Vozpópuli que los cambios a otras comunidades son realizados sobre todo por altos patrimonios, no vinculados a actividades empresariales, que se trasladan a comunidades en las que el Impuesto de Patrimonio es más bajo o no existe.

«Creo que lo que más puede influir es el Impuesto de Patrimonio, en el que hay una diferencia radical entre Madrid y el resto de comunidades. Los cambios los hacen patrimonios elevados no ligados a actividades empresariales. Si soy persona física que tengo dinero en bolsa y muchos inmuebles, mucho capital mobiliario en fondos, etc., sí que me compensa porque tengo que pagar Patrimonio todos los años», apunta.

Señala, además, que es posible que estos contribuyentes, al tener mucho patrimonio, dispongan ya de una vivienda en Madrid como inversión o porque la han adquirido por ejemplo para que estudien sus hijos, con lo que «cambiarse a Madrid no es un problema para ellos». «Coste, poco; beneficio, bastante, así que a lo mejor deciden cambiarse».

No ven sostenible que se mantengan las diferencias entre comunidades

Los asesores fiscales señalan, con un consenso del 86%, que «las diferencias en la normativa de los impuestos que se pagan en cada comunidad son los que provocan cambios, reales o ficticios, en la residencia fiscal de las personas», de ahí que no vean sostenible que se pueda mantener la brecha de presión fiscal entre las regiones españolas.

«Para los asesores no parece que, dada la movilidad existente en España, sea sostenible mantener diferencias sustanciales de presión fiscal entre territorios», afirman. Un 85% de ellos aseguran que aquellas comunidades en las que han bajado los impuestos (como Madrid o Andalucía) experimentarán un aumento del crecimiento económico y demográfico por esta razón.

La movilidad interterritorial dentro de España y el traslado fiscal de una autonomía a otra está justificado siempre y cuando se produzca de verdad, pero la Agencia Tributaria presta especial atención a aquellos que fingen trasladarse para ahorrar en la factura fiscal.

Esta estrategia ha sido muy utilizada por contribuyentes de edad avanzada con el objetivo principal de que sus herederos paguen menos impuestos el día que fallezcan, dada la gran disparidad que existe en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en función de la comunidad de residencia.

Mudarse no es delito, fingir hacerlo sí

Respecto a la movilidad a otros países, Del Amo explica a este medio que ésta no es tan sencilla y sólo suelen recurrir a ella perfiles profesionales que, por su tipo de trabajo, pueden permitírselo, como es el caso de los youtubers. Uno de los últimos en suscitar polémica por este asunto fue El Rubius, que se mudó en enero a Andorra para pagar menos IRPF. Andorra, Portugal y Gibraltar suelen estar entre los destinos cercanos escogidos por los españoles.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que trasladarse a otro país para pagar menos impuestos no es delito, pero sí lo es si el traslado es ficticio.

Según estipula la Agencia Tributaria, hay tres criterios para considerar donde tiene la residencia una persona: que pase 183 días al año en un territorio, que tenga «su centro de intereses vitales» en ese país, y que su familia (por ejemplo, cónyuge e hijos) residan en ese lugar. Si se cumplen esos tres criterios se considera que el traslado es real.

Sin embargo, si un contribuyente se muda teóricamente a Andorra, por ejemplo, pero sigue teniendo su vivienda, su cuenta bancaria y su pareja en España, incluso si vive allí 183 días, se considerará que es residente en España.

Fuente; vozpopuli.com

 

Compartir
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat