Recado del Banco de España al Gobierno: pide que sea «más selectivo» a la hora de dar ayudas

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha mandado un recado al Gobierno de Pedro Sánchez, que ha abierto el grifo del gasto público. En el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) pretende dispararlo un 20%, como refleja el libro amarillo que se está tramitando en el Congreso de los Diputados.

Ante este escenario Hernández de Cos pide al Ejecutivo que sea «más selectivo» a la hora de dar ayudas con el objetivo de no disparar el déficit público, sobre todo en un contexto en el que los recursos públicos son ilimitados. Diversos organismos internacionales prevén que los números rojos puedan equivaler a finales de este año incluso al 14% del PIB.

Así lo ha manifestado el gobernador del Banco de España en su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, en la que ha pedido que «el foco de estas ayudas debe ser ahora más selectivo y focalizado en aquellos grupos poblacionales y empresas más afectadas por el impacto de la crisis crisis del coronavirus, que maximice su efectividad en un contexto en que los recursos públicos son necesariamente limitados».

«En este contexto, se inscribe la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) acordada por Gobierno y agentes sociales hasta enero de 2021 ante el riesgo de una evolución más desfavorable de la pandemia», explica. Además, pide medidas adicionales o recalibración de las ya existentes con el objetivo evitar un despilfarro del gasto -que ya planea el Gobierno de Pedro Sánchez-.

No obstante, el gobernador ha añadido que «una transición desde las políticas actuales de apoyo hacia actuaciones orientadas a fomentar el crecimiento a medio y largo plazo, debe favorecer y no obstaculizar la necesaria reasignación de recursos». En este sentido, explica que cabe entender la introducción de nuevos incentivos siempre y cuando se controle el gasto público.

 

La última medida social del Gobierno

Unas declaraciones en la Cámara Baja que coinciden con la aprobación de la última medida social del Gobierno, que parece que no termina de gustar en el Banco de España. El subsidio extraordinario por desempleo ascenderá a 440 euros mensuales. Cubrirá a los trabajadores con un contrato temporal que haya finalizado durante el confinamiento por la crisis del coronavirus y que no puedan acceder a otro subsidio.

Esta ayuda está destinada a los empleados cuyo contrato hubiera terminado entre el domingo 15 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma por el coronavirus, y el pasado viernes, cuando el Gobierno aprobó la prohibición de los despidos por causas derivadas de la pandemia. En ese decreto del pasado viernes ya quedó aprobado que los contratos temporales, incluidos los los formativos, de relevo e interinidad, se mantendrán vigentes hasta que concluya la crisis sanitaria.

 

Sánchez dispara el gasto

No obstante, gran parte de las ayudas que ha lanzado el Ejecutivo no han llegado a los ciudadanos. Este es el caso del Ingreso Mínimo Vital (IMV) o la prestación de los ERTE, que ha provocado el colapso de las administraciones públicas desde que la crisis del coronavirus comenzó a dar sus primeros coletazos en el mes de marzo. Los expertos dudan que no pase lo mismo con esta nueva prestación por el colapso que vive el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) y que se traduce en un nuevo gasto para las arcas del Estado.

No ha sido el único aviso que ha dado el gobernador del Banco de España.  Respecto a la subida de sueldos públicos y pensiones, referenciada en los Presupuestos a la previsión de crecimiento de los precios durante el próximo año, el 0,9%, el gobernador del Banco de España ha asegurado que los riesgos sobre la inflación en las nuevas cuentas «están sesgados a la baja», por lo que cree que esta previsión «superará claramente» la inflación final.

Esto significaría que, finalmente, estas retribuciones crecerían por encima del IPC en un contexto, ha incidido, de «importante destrucción del empleo» y de «deterioro muy acusado sin precedentes en las cuentas públicas».

 

El gobernador dice no a los aumentos generalizados

Frente a ello, ha dicho que «sería más conveniente que, en lugar de incrementos salariales generalizados», se contemplaran «aumentos más focalizados» de estas retribuciones «de acuerdo con criterios objetivos». Concretamente, Hernández de Cos ha citado al colectivo de trabajadores sanitarios.

El gobernador ha señalado cómo en los últimos meses la tasa de inflación «ha sido ampliamente negativa», del -0,9% en octubre, y ha recordado que, pese a contemplarse para este mismo año un aumento de las pensiones al 0,9% acorde a la inflación prevista, este incremento superará a la inflación real, del -0,3%, según la previsión del Banco de España.

Por su parte, Hernández de Cos ha vuelto a urgir la presentación de un plan de consolidación de las finanzas públicas con el fin de abordar el desfase de las cuentas, para el cual ve necesaria una «reforma profunda e integral» del sistema tributario, así como una revisión de la eficiencia del gasto público, en línea con los trabajos que está desarrollando la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

 

Fuente; okdiario.com

Compartir
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *