Hacienda sanciona a los estancos a los que había dado licencia por la venta de tabaco a bares

Alicante, 6-05-2022.

El Comisionado del Mercado de Tabacos, un organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, está imponiendo sanciones de hasta 120.000 euros a los estancos por haberse saltado supuestamente la ley y estar vendiendo cajetillas a bares a los que no podrían hacerlo, pese a que previamente les había concedido licencia para ello.

La ley obliga a que los establecimientos de hostelería se abastezcan de una de las tres expendedurías más cercanas, bien para su venta directa en las máquinas o para la gestión delegada, en el caso de que sea el propio estanco el que se encargue de la comercialización.

Para poder llevar a cabo el proceso, no obstante, los estancos necesitan pedir de forma previa una licencia al Comisionado y el problema radica en que, de acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso elEconomista, este organismo concedió la autorización a los establecimientos a los que ahora está multando.

Para defender sus intereses, los estancos afectados se han unido en una plataforma, a través de la cual intentan abrir un proceso de diálogo con Hacienda para que se revise la documentación antes de dar licencias y que las sanciones, en cualquier caso, sean proporcionales. El Comisionado cree que las sanciones están bien impuestas porque las expendedurías habrían suministrado datos falsos o erróneos, pero desde la plataforma niegan de forma rotunda haber cometido ninguna ilegalidad. Daniel López Cañizares, portavoz de la plataforma, dice que si fuera así debería denunciarse en un juzgado porque habría un delito penal.

“Hay bares que a la hora de solicitar la gestión delegada se dirigen a uno de los tres estancos más próximos y el problema es que si estos la rechazan se ven obligados a acudir al siguiente”, asegura. Pero es que, además, se da el caso de expendedurías que están a una distancia similar al bar al que venden y que, aun así, han sido multadas.

“Las sanciones se comen los beneficios en algún caso de los estancos de más de dos años”, dice López Cañizares. Los estancos trabajan con un margen por ley del 8%. Los bares, o puntos de venta con recargo, tienen que vender después las cajetillas con un recargo de 15 céntimos sobre su precio.

Fuente; eleconomista.es

Compartir
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *