El Libro Blanco pide quintuplicar la recaudación del impuesto de matriculación

Alicante, 8-03-2022.

  • El comité de expertos rechaza anularlo y sustituirlo por otro que grave el uso

El comité de expertos para la reforma fiscal no aboga por la supresión del impuesto de matriculación y su sustitución por otro tributo que grave el uso del vehículo, tal y como defienden las patronales del sector.

Los expertos consideran en el Libro Blanco de la Reforma Tributaria que entregaron a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la semana pasada, que “la evidencia empírica muestra que los impuestos sobre la adquisición de vehículos son más efectivos para dirigir las decisiones de compra de los consumidores que los impuestos anuales de circulación”.

Así, los expertos plantean tres escenarios de subida de este tipo de tributo. El primero de ellos consistiría en incrementar el número de tramos y en la subida de tipos impositivos, con el objetivo de incentivar, “con mayor insistencia”, la compra de vehículos de bajas emisiones. Así, establecen dos escenarios. En el primero de ellos, se contempla la exención del pago de esta tasa a los modelos con emisiones de dióxido de carbono (CO2) por debajo de 127 gramos por kilómetro (actualmente está en 120 gramos). Además, redondea al alza todos los tramos: entre 127 y 155 gramos abonarán un 5%; entre 152 y 175 gr/km, un 10% y los de más de 175 gr/km, un 15%. Actualmente, los tramos están fijados en 4,75%, 9,75% y 14,75%, respectivamente. En el segundo escenario, el de mayor intensidad, contempla una tasa de pago del 5% a los modelos con unas emisiones de CO2 de entre 55 y 127 gramos; de un 10% a los modelos de entre 127 y 152 gramos; del 15% a los que tienen emisiones entre los 152 y 175 gramos; y del 20% a los que emitan más de 175 gramos de CO2.

Otra propuesta que manejan el comité de expertos, formado por 17 profesionales, es la introducción de un suplemento sobre el peso del vehículo por encima de un cierto límite, siguiendo la solución que aplicará Francia desde 2022. La idea es gravar a los modelos de más peso, una solución que afectaría a los modelos SUV más grandes. Así, los modelos de más de 1.800 kilos abonarían un suplemento de 10 euros por kilo adicional, con el objetivo de disuadir la compra de estos modelos.

La última de ellas defiende la sustitución del actual gravamen ad-valorem sobre el precio por un impuesto unitario que se aplique sobre las emisiones esperadas del vehículo, tomando como referencia al actual impuesto de matriculación holandés. Así, los modelos con unas emisiones de entre 1 y 86 gramos pagaría 0,33 euros por gramos de CO2; los de entre 87 y 111 g, 20 euros; los de entre 112 y 155 g, 44 euros; los de entre 156 y 172 g, 72 euros; y los de más de 173 g, 144 euros. A esto se le añadiría el sobrecoste por el peso de 10 euros por kilo adicional superior a los 1.800 kilos.

Aumento de la recaudación

Como fin último se establece el aumento de la recaudación. Así, en el primer supuesto las arcas ingresarían 862,6 millones de euros; en el segundo, la recaudación alcanzaría los 1.846,9 millones; y en el último, se lograría recaudar 2.335 millones. Si las cifras se comparan con lo recaudado en 2021, 467,9 millones, un 25,4% más frente a 2020; en el primer supuesto se duplicaría la recaudación; en el segundo casi se cuadruplicaría; y en el tercero se quintuplicaría.

Anfac reclama un tributo que grave el uso

Desde 2020, la patronal de fabricantes de vehículos (Anfac) pide cambiar el actual impuesto de matriculación por otro que grave el uso. Todo ello en un mercado que acumula cuatro años consecutivos de caídas en las ventas. Así, se incentivaría la compra de vehículos de cero emisiones, al tiempo que permitiría una recaudación anual de 2.700 millones de euros anuales, más que lo que plantean los expertos en las tres propuestas presentadas al Ministerio de Hacienda.

Fuente; eleconomista.es

Compartir
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *