El Banco de España avisa: este es el límite para endeudarte si tienes más de 55 años

Alicante, 12-05-2022.

  • Por encima de esa edad tendrás más problemas si te quedas en paro
  • Los españoles dedicaron el 28% de sus ingresos a a la hipoteca el año pasado

La mejora de la economía tras la pandemia y las favorables condiciones de los préstamos ha disparado el endeudamiento de los españoles en los últimos meses.

La contratación de hipotecas, según los Registradores, aumentó un 13,5% en febrero frente al año anterior, mientras que los datos del Banco de España muestran una subida del saldo total de los préstamos comerciales del 5,8% respecto a febrero de 2021.

A la par que crece el endeudamiento de las familias, su capacidad de compra se reduce, ya que tienen que destinar parte de su salario a pagar la hipoteca o la letra del coche. En el contexto de las finanzas personales, es clave que el porcentaje de los ingresos que se destinan a pagar préstamos permita no llegar ahogados a final de mes, por dos motivos:

-Porque en caso de que suban los intereses de los préstamos o nos quedemos sin trabajo, es posible que no podamos hacer frente a las cuotas mensuales del banco y entremos en riesgo de impago.

-Porque si en el futuro queremos pedir otro préstamo o avalar a un familiar, es posible que el banco no nos deje porque superamos el umbral de endeudamiento permitido.

¿Hasta qué punto puedo endeudarme?

La ratio de endeudamiento máxima recomendada es del 40%. Es decir, no deberías dedicar más del 40% de tus ingresos netos mensuales a pagar deudas, aunque los expertos recomiendan que ese porcentaje no supere el 30%. Y los bancos siguen a rajatabla estas cifras, por lo que estudiarán tus préstamos antes de concederte otro.

Pero en estas cifras intervienen otros factores, como tu sector laboral -profesiones como la medicina o el derecho tienen más posibilidades de acceder a un préstamo-, el tipo de contrato que tengas, tu sueldo, la antigüedad en tu trabajo… y tu edad.

El porcentaje del salario destinado a pagar tus deudas (sin contar con la hipoteca) disminuye a medida que aumenta tu edad, ya que se incrementa el riesgo de impago debido a que los parados mayores de 55 años tienen muchas dificultades para recuperar su trabajo. También por la mayor probabilidad de contraer una enfermedad, invalidez, o incluso fallecer.

Así quedaría la recomendación de endeudamiento por edades según las recomendaciones del Banco de España:

Si tienes menos de 55 años, puedes endeudarte sin contar con la hipoteca:

-Hasta un 15%: sin problema

-Entre un 15% y un 20%: con cautela

-Más de un 20%: no es recomendable

Si tienes más de 55 años, puedes endeudarte sin contar con la hipoteca:

-Hasta un 10%: sin problema

-Entre un 10% y un 15%: con cautela

-Más de un 15%: no es recomendable

Según los registros de la Asociación Hipotecaria Española, los préstamos a la vivienda que se firmaron el año pasado se comían, de media, el 28% de los ingresos de los firmantes de la hipoteca.

En este sentido, los créditos cumplen con las recomendaciones del Banco de España, pero la cifra no deja mucho margen para pedir otros préstamos para pagar el coche, reformar la casa o financiar unas vacaciones.

Los avales también cuentan como endeudamiento

Como explica el regulador bancario, los avales “serán tenidos en cuenta para valorar la capacidad de pago del avalista o fiador si este decide pedir financiación mientras siga vivo el aval”. Es decir, si figuramos como avalistas en la hipoteca de un familiar o un socio, estaremos cubriendo una parte del porcentaje que tenemos disponible para endeudarnos.

Lo grande o pequeño que sea ese aval, dependerá de lo que hayamos firmado en su momento cuando la tercera persona contratase su préstamo. Hay avales que cubren todo el capital de la hipoteca y otros que solo una parte. Además, hay avales que caducan pasado un número de años.

Para saber hasta qué punto estamos expuestos a un aval, podemos consultar nuestro perfil en la Central de Información de Riesgos (CIRBE) del Banco de España. Allí entrarán los bancos cuando queramos pedir un crédito para ver nuestra capacidad para devolverlo.

Fuente; eleconomista.es

Compartir
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *